11 de mayo de 2010

Química perfecta, Simone Elkeles

—¿Señorita Ellis? Su turno. Presente a Alex a sus compañeros.



—Os presento a Alejandro Fuentes. Este verano, cuando no aguardaba en la esquina de la calle para acosar a algún inocente, iba de excursión a los calabozos de los alrededores, ya sabéis a qué me refiero. Y oculta un deseo que nadie sería capaz de adivinar.



De repente, todos se quedan en silencio. Incluso la señora Peterson parece intrigada. Joder, incluso yo tengo la sensación de que las palabras que salen de los mentirosos labios de color rosa esmerilado de Brittany son música para mis oídos.

—Su mayor deseo —continúa—, es ir a la universidad y llegar a ser profesor de química, como usted, señora Peterson. Brittany me lanza una sonrisa triunfal, segura de que ha ganado esta ronda. «Buen intento, pija».

—Os presento a Brittany Ellis —empiezo, sabiendo que todas las miradas recaen sobre mí—. Este verano se ha dedicado a ir al centro comercial a comprar ropa nueva para ampliar su vestuario, y se gastó el sueldo de papá en una operación de cirugía estética para realzar sus, ejem, cualidades. Su mayor deseo —añado, obteniendo la misma reacción que ha conseguido ella durante la presentación que ha hecho de mí—, es salir con un chicano antes de terminar el instituto.



Había leído críticas bastante buenas de este libro y la verdad es que tenía muchas ganas de comprármelo y, cuando por fin lo hice, pensé que me pasaría lo que muy a menudo pasa cuando tienes unas ideas preconcebidas en la mente sobre algo: que te acaba decepcionando. Para nada.

La historia gira en torno a dos adolescentes que parecen ser dos polos opuestos y, en cambio, se parecen en muchos aspectos:

Brittany: la típica rubia, pija, popular y rica del colegio, aunque, como siempre, ella no es lo que parece. Ella pertenece al norte, el lugar de los ricos.

Alex: el típico chico duro y malo, aunque, como siempre, él no es lo que parece.
Él pertenece al sur, el lugar de los pobres, de los delincuentes.

Así, nos encontramos con una ciudad de Chicago, Fairfield, dividida en dos, el norte y el sur, con una línea bien clara que prohíbe que ambos bandos sean amigos o incluso se hablen, el norte teme al sur y el sur desprecia al norte. Fin de la historia.

Hasta ahora, cuando por fin alguien cruzará esa línea invisible y se adentrará en territorio enemigo por algo más fuerte que todos esos estereotipos que cruzan el aire sobre una u otra zona.

Sólo diré que, al contrario de lo que pensaba que pasaría, el libro me enganchó de principio a fin y que sólo tardé unas horitas en devorarlo.


Cuando leí sobre el libro pensé que era la historia de siempre, chico malo malo y chica perfecta se enamoran perdidamente el uno de otro y chico malo malo resulta no ser tan malo malo y chica perfecta resulta no ser tan perfecta, punto final.

A grandes rasgos la historia es eso, pero hay mucho más, la vida de Brittany Ellis no es como todo el mundo piensa, ella no es sólo la impresionante rubia de ojos azules que sale con Collin, el chico más guapo y popular del instituto. Brittany es alguien que lucha para que su vida no se desmorone y para que esta parezca perfecta a ojos de todos aquellos que sólo la admiran por su físico y lo que parece ser.

A esto súmale un chico que pertenece a una banda delincuente a la que no quiere pertenecer, con problemas económicos y familiares, ese es Alex Fuentes.

Como cabía esperar, se enamoran, pero no es un romance de "te veo y de repente estoy perdidamente enamorado de ti" sino que es algo más, ambos se abren el uno al otro y se muestran tal y como son, y no sólo eso, sino que se aceptan y se alegran de poder compartir con alguien aquello que nunca podrían contar a otra persona.

A partir de ahí empieza todo, al principio con inocencia y miedo, más tarde se convierte en algo mucho más fuerte y que se hace muy difícil esconder. Aunque, como he dicho, él pertenece al sur, ella al norte, por lo cual tienen más problemas de los que querrían: peleas, encuentros a escondidas, enemigos que reclaman lo que es suyo,...

Pero están enamorados. Y el camino que deben recorrer no es fácil, y lo saben, pero como siempre pasa con el amor, por este se hace de todo.


OPINIÓN PERSONAL



Los que, como yo, os quedarais con ganas de más, no temáis, porque Alex tiene dos hermanos, y unos de ellos, Carlos, tiene su propia historia, aún no traducida al español (crucemos los dedos para que no tarde mucho):


Y esta es su sinopsis (traducida por mí):

Carlos Fuentes no quiere nada de la vida que su hermano mayor, Alex, le ha montado en Boulder, Colorado. Él está acostumbrado a vivir en sus propios términos –términos que implican drogas y salir con muchas chicas.

Cuando Alex lo arregla todo para que Carlos viva con un profesor y su familia, él se siente completamente fuera de lugar. Él se deja llevar aún más por los fuertes sentimientos que tiene hacia la hija del profesor, Kiara, quien no se parece en nada a las chicas que normalmente emparejarían con él. Pero Carlos y Kiara pronto descubren que en asuntos del corazón, las reglas de la atracción superan los diferencias sociales que los separan.

3 comentarios:

Kirtash dijo...

Este libro me llama la atención, pero cuando me lo compre lo haré en inglés. La portada española no me gusta nada ¬¬

Y te ha salido bastante bien la reseña por ser la primera, tenías que ver la mía xD

Elion dijo...

Química Perfecta me lleva llamando la atención desde que salió, pero nunca me decido,...

Dreamer dijo...

Este libro me llama muchísimo la atención y estoy segura de que me gustará, pero hasta que me haga con él... pasará algo de tiempo.
Y coincido con lo que ha dicho Kirtash: no me gusta nada la portada española :/